Por: Francisco Panameno
Presidente CAN Honduras

Alguien me comento hoy que un ignorante afirmó que yo había sido expulsado de ACH y de Acansal. Nunca he sido expulsado de Acansal, aunque me hubiera gustado, ya que jamas he hecho nada que merezca eso, hubiera sido solo una demostración de poder, sin embargo, la ACH me hizo una misa negra que aun 18 años mas tarde, jamas me dijeron la razón de mi expulsión (4 realmente) y nunca tuve mi derecho legítimo de defensa,  La verdad es que ellos me abrieron la puerta para luchar por algo que creo que es lo mejor que pudo pasar, LA CANOFILIA LIBRE, así que puedo afirmar con orgullo que les debo estar agradecido. Acá les presento la historia verdadera de esa acción, un artículo que publiqué en varios sitios y hasta en revistas de Argentina y España.

LA VERDAD SOBRE LA CANOFILIA EN HONDURAS
José Francisco Panameño
Presidente Canófilos Asociados Nacionales (CAN)
Juez de Todas las razas de la Federación Canina Mundial(FCM)
Representante de Federación Canina del Mercosur (FECAM)

La primera Asociación dedicada al registro y mejoramiento de los perros de pura raza en Honduras fue establecida en el año 1982 en la ciudad capital, Tegucigalpa D.C., por un grupo entusiasta de criadores quienes trabajaron desinteresadamente en la organización de la Asociación Canófila de Honduras (ACH).  Cuando me incorporé como socio en 1992, ésta se encontraba sumida en la letargia, no se organizaban exposiciones caninas, registrar un perro era un proceso casi imposible, tenían serios problemas de solvencia económica y la Federación Cinológica Internacional había amenazado con su desafiliación.
Siempre he sido amante del mundo canino, así que opté por ayudar desinteresadamente donando los dólares que hacían falta para que efectuaran el pago atrasado a la FCI. Formé parte de la directiva viajando 500 km semanales para asistir a todas las sesiones. Organicé una filial en San Pedro Sula, la segunda ciudad de Honduras, y desde 1994 hasta 1996 trabajamos fuerte restaurando y mejorando el nivel de la Canofilia, otorgándome una distinción especial por mi aporte a la Asociación.
Jamás pude imaginar que los fines que perseguía el presidente de la ACH, eran mezquinos y no para el bien canino. Comenzó con una cacería de brujas, expulsando de la Asociación a los criadores de perros por disentir con él en asuntos que nada tenían que ver con la crianza, primero uno por uno, y en 1996, desintegró nuestra filial expulsando de por vida a todos los integrantes, 25 criadores. Los motivos de tal deplorable acción aún se desconocen ya que nunca permitió a los desafiliados ejercer el derecho más elemental del ser humano, el de su defensa. Tras bambalinas sabemos que la razón verdadera que lo motivó fue la envidia, ya que la filial había llegado a ser más fuerte que la matriz, gozábamos de solvencia económica, así que concluyó que representábamos un peligro inminente a la posición que él, como buen dictador, mantiene desde entonces. Faltó a su palabra negociada por medio del tesorero de la junta directiva de aquel entonces, que de entregarles el dinero que habíamos ganado y ahorrado para nuestra filial, mas dos rings de lujo, 4 carpas y todos los bienes adquiridos por nuestro trabajo, reintegraría a todo el grupo, propuesta que aceptamos para tratar de terminar ese capítulo negro y que él nunca cumplió. A partir de ese incidente no permite que la ACH tenga Asociados con voz y voto, solamente votan un reducido grupo de personas que él domina y que no son criadores, asegurándose de esta forma, que su dictadura sea eterna, razón suficiente para comprender porque la Canofilia en Honduras es la más atrasada a nivel Centroamericano y porque aún, sigue siendo muy elemental. Aunque cueste creerlo, el club filial de ACH en San Pedro Sula, solo cuenta con 1 miembro que los representa en las asambleas, independiente del número de asociados que tenga esa filial.
Los 25 criadores expulsados nos reunimos para formar CANOFILOS ASOCIADOS NACIONALES (CAN), con el único objetivo de mejorar las razas caninas en Honduras. En 1998, luego de 2 años de trabajo, conseguimos la personería jurídica, y finalmente en Enero del 2010, fuimos incorporados a la Federación Canina Internacional de Perros de Pura Raza, que es la única cuyos pedigrís son reconocidos por todos los gobiernos de los países de la Unión Europea. Nuestras Asociaciones se basan en el respeto y el reconocimiento de otras entidades del mundo, incluyendo la ACH. Trabajamos porque los pedigrís emitidos por miembros cooperantes de esta organización no tengan fronteras y que el reconocimiento sea de documentos y jueces en todas partes. Respetamos que cada entidad tenga sus reglamentos y que a su vez pueda estar asociada, federada o mantenga convenios con quien lo desee. No pretendemos ser ningún MONOPOLIO. Trabajamos por una cinofilia libre, democrática y respetable, sin discriminación para el libre tránsito de los Perros de Pura Raza.
La envidia hacia nuestro club continúa, ahora el presidente de la ACH se encarga de amenazar a todos aquellos criadores que comienzan a creer en nuestro trabajo, en lugar de dedicarse a enaltecer su Asociación, trabajar en pro de la Canofilia Hondureña y mejorar el servicio a sus miembros. Es ridículo que mis amigos, personas nobles que trabajan por el mejoramiento de razas caninas, se sientan ultrajadas por tan vil comportamiento.
No conozco otros clubes de hobbies, por ejemplo tenis, natación, baile, fútbol, etc, que prohíban y amenacen a sus miembros por participar en competencias organizadas por otros clubes, al contrario, la justa competencia deportiva mejora, sin lugar a dudas, el nivel de calidad en los fines que buscan.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *